Follow by Email

12.8.17

La farmacia del mundo

Hace unos días recordaba, no sé por qué, el suicidio del hermanastro de Lady Di ocurrido a principios de 2004. El hombre de 49 años de edad falleció de una sobredosis de ansiolíticos mezclados con algo de alcohol. No dejó nota alguna que explicase el hecho. También puede darse el caso de quee la sobredosis fuera accidental. Días antes había comentado a su ama de llaves que le dolía mucho la cabeza y que le costaba dormir.


Camboya, excolonia francesa, cuenta con diversas fábricas de medicamentos, com la India, donde la mano de obra barata hace que las dosis resulten extremadamente económicas. Por otra parte, no hay que acudir al mercado negro, sino que basta con franquear la puerta de una de las innumerables farmacias del país para adquirir lo que se considere necesario. En Tailandia, hasta hace unos años, también era así, pero cambiaron las leyes y ahora sólo el mercado negro te proporciona lo que necesites si está a la venta.

Dicen, en círculos policiales, que cambiaron la Ley porque muchas prostitutas empleaban estos fármacos para robar a sus víctimas. Recuerdo que hace un par de años, en la comisaría se presentaron unos jóvenes asiáticos (Coreanos o japoneses) con uunos análisis de sangre a ampliar una denuncia previa. Eché un vistazo a los análisis y presentaban unas tasas de alprazolam en sangre muyy superiores a las normales. Lógico que la camarera de piso de su hotel los encontrara desnudos por los pasillos del hotel.


Los asiáticos pensaban haber ligado con dos bellas damiselas pero se trataba de dos maromos que les intrudujeron en su botella de cerveza una buena dosis de Xanax o Trankimazín, como se conoce en España.

Sin lugr a duda hay que tener cierto cuidado a la hora de comprar medicamentos, ver bien la fecha de caducidad y el lugar donde se compra. Existen varios establecimientos de la Cadena U Care que parecen muy fiables y lo hacen pagar, preguntan si quieres medicamento local o de importación por la gente maniática.

La gente necesitada de medicamentos para la erección encontrarán allí su paraíso. Allí hacen las brocas de los taladros Black&Decker.


En todos los años que llevo por tierras indochinas no he conocido ningún caso de intoxicación por utilizar alguna falsificación, que las hay. Con un poco de astucia y no queriendo "duros a cuatro pesetas" se pueden obtener buenso medicamentos. Pero ¡Cuidado! La importación de este tipo de fármacos a Tailandia debe ir acompañada de una autorización o receta que atestigüe que se necesita realmente.


Unos las usaraán por diversión, otros para suicidarse. En cualquier caso, ahí están a disposición de todos.




No hay comentarios: